Joaquín Vaquero Palacios Barca en la ría

Núm. de inventario
196117
Cronología
1983
Técnica
Dibujo a rotulador
Medidas
30x21 cm

El dibujo que aquí se presenta, realizado por Joaquín Vaquero Palacios, fue encargado en 1983 por el rector Teodoro López Cuesta con motivo del V Centenario del nacimiento de Fernando de Valdés, y forma parte de una colección de siete obras. De sutil y consciente sencillez, esta evocación de un paisaje se resuelve con absoluta economía de medios. En su depuración y esencialidad, Vaquero consigue una gran eficacia expresiva utilizando una escueta estructura compositiva que viene definida por la elementalidad del trazo y los ritmos cromáticos.

Autor de vasto oficio, amplio registro e indiscutible competencia, Joaquín Vaquero Palacios (Oviedo, 1900 – Madrid, 1998), arquitecto, pintor y escultor, se formó en la Escuela de Arquitectura de Madrid entre los años 1921 y 1927, en la que entró en contacto, a través de sus maestros –Teodoro de Anasagasti, Vicente Lampérez y Antonio Flórez entre otros–, con la Arquitectura Moderna. Continuando su formación en Nueva York, Vaquero tuvo la oportunidad de conocer a los arquitectos de los rascacielos Art Déco. Se situó como jefe de proyectos de la casa Waring & Gillow, ejerciendo una sugestiva actividad de diseño de interiores y amueblamiento. Al regresar a Oviedo, Vaquero trabajó en el estudio de su cuñado, Francisco Casariego, realizando en colaboración con éste una serie de proyectos constructivos que compaginó con su dedicación a la pintura. Entre otros diseños, cabe subrayar los de la Farmacia Azpiri (1931), en Oviedo, ciudad para la que proyecta también el edificio del Instituto Nacional de Previsión (1934-1942), donde integra la manera racionalista con la expresionista –una tendencia propia de la renovación arquitectónica española de los años treinta– y varios transformadores eléctricos urbanos para la Sociedad Popular Ovetense, junto con distintas viviendas unifamiliares. En la década de los cuarenta, Vaquero se inclina hacia un personal historicismo, acometiendo obras como las del Mercado de Santiago de Compostela (1938-1942) y la Casa Baladrón en Puente Maceira, La Coruña (1940-1942). Como Subdirector, y más adelante Director, de la Academia Española, en 1950 se traslada a Roma, donde reside hasta 1965. Proyecta en este período, junto a otros trabajos, el Pabellón de España en la Bienal de Venecia (1952) y, en colaboración con Luis Moya, el diseño para el concurso de la Catedral de El Salvador (1953).

El interés de Vaquero por la exploración de diferentes territorios artísticos le llevó, a lo largo de su trayectoria, a introducir en buena parte de sus obras elementos pictóricos y escultóricos, así como mosaicos, vidrieras o tapices, entre otras posibilidades, creados en solitario o en colaboración con otros artistas. Del mismo modo, también se acercó al campo de la escenografía, teatral y cinematográfica, realizando varios proyectos tanto en Estados Unidos como en España. A este mismo deseo de indagación responden sus ilustraciones de libros y sus labores de diseño gráfico, en carteles y portadas de publicaciones. Para concluir, debemos subrayar la labor integradora emprendida por Joaquín Vaquero para la Central de Grandas de Salime y los aprovechamientos hidroeléctricos de Belmonte, Proaza y Tanes, así como para la central térmica de Aboño. De tal modo, el problema de la arquitectura y su relación con las artes plásticas, la pintura, la escultura y el diseño, planteado por algunos de los principales teóricos del Movimiento Moderno, heredado de las Arts and Crafts, el Art Nouveau, la Bauhaus o De Stijl, se concretó en estos conjuntos en la búsqueda de una ansiada alianza de las artes bajo la protección de la arquitectura. La síntesis de las artes se ve favorecida en el caso de Vaquero Palacios por su compartida actividad arquitectónica, pictórica y escultórica y su preocupación por el diseño de interiores, aspirando con sus intervenciones a humanizar y dignificar los espacios, así como a dimensionar las posibilidades artísticas que brinda la fábrica como soporte y espacio medioambiental.

Texto y catalogación: Prof.ª Dra. Natalia Tielve García

Referencias bibliográficas
  • AGUILERA CERNI, V. (1980) Vaquero. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas.
  • CAMÓN AZNAR, J. (1959) El arte de Vaquero. Madrid: Ateneo de Madrid.
  • CARANTOÑA, F. (1972) Joaquín Vaquero y Antonio Suárez. Gijón: La Industria.
  • EGAÑA CASARIEGO, F. (2008) Vaquero. Gijón: Trea.
  • GAYA NUÑO, J. A. (1973) Dibujos de Vaquero. Madrid: Ibérico Europea de Ediciones.
  • GÓMEZ SANTOS, M. (1974) Joaquín Vaquero Palacios. Francisco Casariego. Oviedo: Banco Herrero.
  • MARTÍNEZ DE RIVAS, C. (1966) Vaquero. Madrid: Dirección General de Bellas Artes.
  • TIELVE GARCÍA, N. (2007) El salto de Grandas de Salime. Arte e Industria. Gijón: CICEES-INCUNA.
  • VILLA PASTUR, J. (1972) Joaquín Vaquero. Catálogo de III Certamen Nacional de Pintura y Escultura del Ayuntamiento de Luarca.
  • VV. AA. (1994) Vaquero. Oviedo: Centro de Arte Moderno Ciudad de Oviedo.
  • VV. AA. (1998) Vaquero Palacios 1900-1998, Madrid: Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.
Ubicación en el planoUbicación de la obra en las instalaciones de la Universidad

 

  • Universidad de Oviedo
  • Campus de Excelencia Internacional