Amado González Hevia, 'Favila' Retrato de Enrique Eguren y Bengoa

Núm. de inventario
196754
Cronología
2014
Técnica
óleo
Soporte
lienzo
Medidas
116 x 89 cm.

Este retrato responde a la iniciativa, puesta en marcha durante el mandato de Vicente Gotor, de completar la galería con las imágenes de todos los rectores del siglo XX, por lo que, si bien Enrique Eguren y Bengoa ocupó el rectorado entre 1929 y 1930, la factura de la obra es contemporánea.

Tanto las medidas como la concepción general se adaptan a la tipología marcada por el resto de los retratos que siguen una clara línea de continuidad estilística -quizás a excepción del de Juan Vázquez-. De este modo nos encontramos con la fórmula del retrato sedente del profesor Eguren que nos mira atentamente desde una posición ligeramente ladeada. El fondo, neutro y sin más concesión objetual que el impersonal respaldo del sillón, juega su papel dirigido a resaltar el contorno de la figura y a fijar la atención en su rostro y en los mensajes implícitos incluidos en las vestimentas.

Volvemos a encontrarnos la camisa, la pajarita y las puñetas blancas, que resaltan a consecuencia del contraste que se produce con el resto de la indumentaria ceñida al negro, color propio del rango de rector. La condición rectoral de Eguren queda subrayada también por la medalla esmaltada pendiente de un cordón dorado, solo preceptiva para el máximo mandatario académico. El bastón, apenas sujeto por su mano derecha, completa los símbolos del estatus académico –hoy en la Universidad de Oviedo solo lo lleva el rector, aunque tradicionalmente se trataba de un objeto doctoral- , mientras que a su condición de docente e investigador nos remite uno de los elementos más utilizados, el libro, que en este caso descansa parcialmente sobre su regazo, sujeto por su mano izquierda.

Recordemos que la indumentaria académica y su uso fueron regulados por la reina Isabel II a mediados del siglo XIX a través de dos reales decretos en su mayor parte vigentes aún hoy en día.

Los tonos, que se mueven entre el blanco y el negro azulado de los elementos del ropaje y el grisáceo del fondo, solo quedan alterados por las carnaciones, tanto del rostro como de las manos, lo que induce al espectador a fijar en estos últimos la atención. No hay elementos de distracción, todo confluye en el componente gestual propio del hombre y, sobre todo, en su mirada.

Este retrato fue realizado por Favila a partir de fotografías cedidas por la familia de Enrique Eguren y Bengoa.

Eguren fue profesor de la Facultad de Ciencias y como tal ocupó las cátedras de biología y geología que pertenecían a la licenciatura de Ciencias Químicas. Ocupó la titularidad de la de mineralogía, botánica y zoología y actuó como conservador del Gabinete de Historia Natural, que contribuyó a ampliar.

Además de rector fue también vicerrector y decano de su facultad.

Favila es un artista actualmente en activo de larga trayectoria y producción variada –pintura de caballete, pintura mural, escultura, obra gráfica- afincado en Avilés, donde ejerce como profesor de la Escuela de Artes y Oficios.

Esta obra es la primera de este autor en la colección universitaria.

Texto y catalogación: Ana Quijada Espina

Ubicación en el planoUbicación de la obra en las instalaciones de la Universidad

 

 

  • Universidad de Oviedo
  • Campus de Excelencia Internacional